lunes, 24 de diciembre de 2007

¿Olvidar?

Cuando el mundo se apresta hipócritamente a una nueva celebración de la natividad del Señor y cuando las voces de los bienpensantes vuelven a decirnos que éstas son fechas para perdonar y olvidar, cabe preguntarse, como lo hiciera Julio, patrono de este blog, en su "Libro de Manuel": ¿pero quién olvida?
"No he venido a cantar, podéis llevaros la guitarra" (León Felipe). Es demasiada la injusticia acumulada en el mundo, demasiada la verguenza social, política, ecológica, moral amontonada sobre la costra de este planeta (y de paso sobre nuestros hombros) como para no sentir que no hay nada que celebrar (aún). Se me dirá, y con razón, que, pese a la magnitud del desastre, todo sigue jugándose (o más bien, más que nunca) a nivel individual, en los gestos, los pequeños gestos cotidianos: ahí está el engranaje del cambio, de la ventura o simplemente del ser y habitar este mundo.
De todas las crisis actuales hay una que me interpela particularmente, por su escala planetaria: el desastre ecológico. De cómo hemos llegado tan lejos en este lento suicidio colectivo sólo puede explicarse por una tendencia muy humana a colocarnos anteojeras y negar los conflictos (especialmente en nuestra cultura patriarcal),pero también puede interpretarse como una manifestación muy clara de la predominancia de la pulsión de muerte en nuestra especie. La respuesta de la naturaleza a nuestras permanentes agresiones es una respuesta moral: ella no se defiende, pero nos arrastra en su derrota, no movida por un deseo de infligirnos un daño (no tiene conciencia para hacerlo), sino porque ello es ineluctable: somos interdependientes, somos naturaleza (también)y por ende, el daño que infligimos se nos devuelve.

No es posible olvidar. Pero celebremos los prodigiosos regalos de cada día.

3 comentarios:

cleto1111 dijo...

¿La predominancia de la pulsión de la muerte? o La predominancia de la INDUCCION de la pulsión de la muerte. ¿Es, Cristobal, esencia de la naturaleza humana la "pulsión de la muerte"? ¿O es la inducción, mediante todos los medios y formas de nuestra estructura "civilizatoria", la que nos arrastran al caos que vivimos?
¿Es la especie humana culpable, como tal, de las monstruosas ambiciones de la trasnacionales Monsanto, Bayer, Esso, Texaco, Bimbo, Sabritas, y tantas otras? ¿El ser humano nació desde su origen como un irracional consumista?
¿Por qué tenemos esa propención a generalizar?

El modelo "civilizatorio" que nos han impuesto, y que nos seguirán imponiendo mientras no despertemos, es un modelo con pingües beneficios, para una pequeña élite de la especie humana... un modelo de egoísmo, avaricia y soberbia, que funciona para unos cuantos...

Esa es la esencia real de este modelo contaminante, del que la sociedad USA es el mejor ejemplo... ¿quiénes tienen el más alto consumo de energéticos del mundo? ¿quiénes deciden ese ritmo de consumo? ¿quiénes detentan el control de todo el sistema alimentario mundial, que consume más del 70% del agua y la energía del planeta, para trocarlos en peste y venenos?

Tengámoslo claro, a la hora de vernos en el espejo, de enfrentar nuestros pequeños miedos y egoísmos, que nos hacen mínimas ratas experimentales en esta matrix.

Quitémonos la venda de los ojos, la solución está en nosotros mismos, en vencer nuestros miedos y actuar... solidarios, hermanos de una lucha total contra ESE caos... cambiando Todos nuestros paradigmas... produciendo nuestros propios alimentos y nuestra propia energía, mediante ecotecnias y SOLIDARIDAD... La LUZ está frente a nosotros y en nosotros mismos... y, si la unificamos, si la hermanamos, lucharemos solidarios contra todas las inducciones que nos han llevado a la "predominancia de la pulsión de la muerte."

Kusan dijo...

Para mi no hay signo más ominoso de estos tiempos que un anuncio que veo todos los días en Insurgentes donde el Partido Verde anuncia orgullosamente su adhesión a la pena de muerte.

Mientras Tabasco, Chiapas, Veracruz y otros estados de ambas costas del país se han inundado sin merecer ya no un análisis, sino tan sólo un comentario del susodicho partido como catástrofes ecológicas originadas por la corrupción que ha permitido la deforestación galopante y la alteración y ocupación abusiva de las corrientes fluviales aún en contra de nuestra Constitución.

Kusan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.